There are no translations available.

Otra alternativa para los interesados por la agricultura y la ganadería, es salir del Cortijo y dirigirse hacía los campos de los alrededores.

Durante el paseo, se pueden deleitar con la fauna y flora de la zona. De entre los cultivos y plantas naturales que más se dan en esta zona podemos ver girasoles, sorgo, trigo, remolacha, suya, chumberas y diversos arbustos mediterráneos.

Todas estas plantas y flores tiñen el campo en primavera de diferentes tonalidades y colores que forman un paisaje bucólico.

Al mismo tiempo el viajero descubre la fauna que vive en estos campos; desde toros bravos, vacas, ovejas, caballos… así como multitud de aves como perdices, tórtolas, gaviotas, buitres y cigüeñas.

Cuando uno se adentra en el campo tiene también la posibilidad de ver de cerca los nuevos y curiosos campos eólicos, que tan de moda están y los cuales están creciendo a ritmo vertiginoso en toda esta zona.

 

RUTA A FACINAS

Duracion: 7 horas (mínimo de 4 personas)

Invierno y primavera son las épocas más idóneas para llevar a cabo esta excursión. La salida suele ser temprano, sobre las 10:00 de la mañana, desde el Cortijo de Quebrantanichos. Recorriendo los distintos senderos de la zona y el parque eólico se llega a la pequeña aldea de Almarchal.

Siguiendo entre los campos y Cortijos de la zona, llegamos al pie de la Sierra de la Plata y bordeándola hacemos nuestra ruta y disfrutamos de la fauna y flora autóctonas.

Algunas de los animales que se pueden ver por estos lugares son los zorros, perdices, tórtolas, buitres, águilas culebreras, jinetas meloncillos… entre otros.

Poco a poco vamos alejándonos de la sierra y adentrándonos en los cortijos donde se ha de atravesar diversas ganaderías bravas. Ver estos animales bravos pastando en libertad es una vivencia inolvidable.

Al llegar a la carretera nacional, la ruta sigue por un túnel que la atraviesa, para así poder llegar al pie de la montaña donde se encuentra el pueblo de Facinas. Es precisamente ahí donde se encuentra el “Ventorillo El Nene”, un lugar típico donde se pueden degustar las especialidades de la zona, cocinadas para el deleite de los más exigentes paladares.

Tras una parada para comer algo en el Ventorrillo, sigue la ruta de regreso a Zahara.